La Era Digital

Para el año 2020, se calcula que el universo digital ocupará 44 zettabytes  en datos (número de 21 cifras). La informatización presente en la sociedad actual, impacta en todos los niveles. El uso de diversos dispositivos tecnológicos se extiende y el auge de las redes sociales pareciera incontenible. Estamos sin duda en la era del Big Data.

El crecimiento ha sido exponencial, solamente en los últimos dos años se han creado el 90% de los datos almacenados. Vivimos un momento de grandes volúmenes de datos, solo este año, mas de un billón de gigabytes de datos nuevos se crearan a nivel mundial, en consecuencia Big Data supone un desafío para la innovación, la competitividad y la productividad de empresas que asumen este paradigma.

En la WEB se encuentran datos estructurados, semi-estructurados y no estructurados, lo que evidencia la complejidad de un mundo que esta en constante crecimiento, esto implica que la información considerada en el dominio de la Big Data no puede ser tratada o analizada con herramientas tradicionales de gestión de información.

Un ejemplo de esta complejidad se expresa en la producción de información continua de: dispositivos móviles, sistemas de GPS, sensores digitales en equipos industriales, automóviles,  medidores eléctricos, anamómetros, detectores de vibración, temperatura, entre muchos otros, que exige además que el tratamiento sea lo mas rápido posible, para lograr obtener la información correcta en el momento preciso.

La mayoría de estos datos, actualmente almacenados, no se procesan, porque los sistemas tradicionales  de computación no son capaces de hacerlo, aunque existen hoy en día herramientas que si permiten el procesamiento en entornos de Big Data, el reto ante el manejo de tales magnitudes de información es extraordinario.

El desarrollo en Big Data ha permitido conseguir áreas de desarrollo con el uso de los sensores inteligentes de múltiples industrias, videos de seguridad, entre muchos otros contenidos, obtención de información financiera, indagación en redes sociales, análisis de documentos registrados en la WEB, movimientos de vehículos GPS,  información del clima,  y muchas otras áreas de desarrollo, que ofrecen un potencial enorme para la investigación, la innovación y el emprendimiento.